MENú

La tasa de supervivencia de los linces nacidos en cautividad es del 75 %

La tasa de supervivencia de los linces nacidos en cautividad es del 75 %. EFE/Lynx ex situ

 

 

Desde 2005, cuando se puso en marcha en la península ibérica el programa de Conservación Lynx ex situ del lince ibérico han nacido un total de 436 ejemplares, lo que significa una tasa de supervivencia del 75 %.

El programa de conservación Lynx ex situ ha dado a conocer los datos de los resultados obtenidos a lo largo de estos 12 años de andadura, durante los que se han emparejado 248 hembras.

De ellas copularon 209, lo que supone el 84,3 % de las hembras emparejadas, y se preñaron 168, es decir, un 80,4 %.

 

EFE/Lynx ex situ

 

Esto ha propiciado que a lo largo de 12 años hayan nacido en cautividad un total de 436 linces, con una media de 2,6 cachorros por camada, de los que el 75 % superaron con éxito los 60 días de vida, período establecido para considerar que un ejemplar sobrevive.

El Programa de Conservación Ex-situ del Lince Ibérico se integra en la Estrategia Nacional para la Conservación del Lince Ibérico, y en el intervienen los gobiernos de España y Portugal junto a los autonómicos de Andalucía, Extremadura y Castilla-La Mancha.

A partir de 2012

El programa registró un salto cuantitativo a partir de 2012 con la incorporación de nuevos centros y el aumento de número de ejemplares adscritos, y así, mientras en el período comprendido entre 2005 y 2011 se emparejaron 104 hembras, la cifra se elevó hasta las 144 entre 2012 y 2017.

En ese primer período, de las hembras emparejadas 76 copularon y 52 quedaron gestantes que parieron 124 crías, con una media de 2,4 cachorros por camada, de las que sobrevivieron 76.

Después, entre 2012 y 2017 copularon 133 hembras de las que 116 quedaron preñadas  y nacieron 312 cachorros,  con una media por camada de 2,7, y una tasa de supervivencia del 80,4 %.

Parejas reproductoras

El Programa de Conservación Ex-situ del lince ibérico para la temporada de cría de 2018 ha establecido un total de 23 parejas, igual que los dos últimos años, repartidas en los 5 centros de cría en cautividad adscritos al proyecto y ubicados en España y Portugal.

Del total de las parejas, 5 de ellas se han formado en el centro de Zarza de Granadilla (Cáceres); 6 en El Acebuche (Huelva); 1 en el Zoobotánico de Jerez (Cádiz); 6 en La Olivilla (Jaén); y 5 en el centro de Silves (Portugal), según han informado los técnicos del Programa de Conservación Ex-situ a través de las redes sociales.

A este número habría que sumarle 1 ó 2 hembras en el CNRLI de Silves (Portugal), con las que se va a intentar esta temporada reproductora su inseminación artificial, “con el objetivo de seguir aprendiendo con esta técnica de reproducción”.

El número de parejas reproductoras se establece en virtud del espacio disponible en cada uno de los centros de cría y una vez proyectadas las liberaciones de ejemplares a través de los diferentes programas de reintroducción.

Así, los centros de cría trabajan actualmente en la socialización de aquellos ejemplares a emparejar, con el objetivo que a finales de año estén todas las parejas establecidas, debido a que el celo de estos animales se suele producir durante los meses de enero y febrero, con la bajada fuerte de las temperaturas.

La socialización previa de los ejemplares a emparejar es muy importante antes de realizar su unión, con el objeto de minimizar posibles peleas cuando ambos ejemplares compartan campeo, por lo que es esencial en estas semanas un trabajo coordinado entre videovigilantes, cuidadores y veterinarios.

 

 

Con información de agencias
www.radiomacondo.fm