MENú

Arabia Saudí alberga a terroristas más buscados por EEUU

Funcionarios saudíes reciben a Abdulmajid al-Zindani, un alto cabecilla de Al-Qaeda en Yemen.

Funcionarios saudíes reciben a Abdulmajid al-Zindani, un alto cabecilla de Al-Qaeda en Yemen.

Arabia Saudí se ha convertido en el albergue de los extremistas más peligrosos del mundo y más buscados por EE.UU.

El portal Middle East Eye (MEE), reveló en un informe publicado el miércoles que al menos cinco dirigentes clave de la red terrorista Al-Qaeda en la Península Arábiga (AQAP), que tienen su base en Yemen, circulan libremente por territorio saudí, e incluso reciben ayuda financiera y militar de ese régimen.

Desde que Arabia Saudí lanzó en marzo de 2015 una campaña de ataques aéreos contra Yemen, este país se convirtió en terreno fértil para el crecimiento de las bandas extremistas, como la AQAP y el EIIL (Daesh, en árabe), que luchan contra el movimiento popular yemení, Ansarolá.

El yemení Abdulmajid al-Zindani, que fungió de consejero espiritual del antiguo líder de Al-Qaeda, Osama bin Laden, pulula libremente por Arabia Saudí. El extremista figura desde 2004 en la lista de terroristas más peligrosos de EE.UU. Washington señala que Al-Zindani es el responsable de varios ataques terroristas en el mundo.

Según MEE, durante sus estancias en el reino árabe, Al-Zindani se encuentra frecuentemente con altos funcionarios del monarca. De hecho, tanto la AQAP como el régimen de los Al Saud mantienen unas relaciones muy estrechas que han desarrollado para enfrentarse con Ansarolá.

Autoridades y muftíes saudíes se reúnen con Abdulmajid al-Zindani (segundo de derecha), un alto cabecilla de Al-Qaeda.

Autoridades y muftíes saudíes se reúnen con Abdulmajid al-Zindani (segundo de derecha), un alto cabecilla de Al-Qaeda.

Nayif al-Qaysi es otro cabecilla terrorista de Yemen incluido en la lista negra de EE.UU. desde 2016. Es el responsable del suministro de armas y de dinero a la AQAP y Washington sospecha que las autoridades saudíes están detrás de estos apoyos.

Comparece habitualmente en los canales saudíes, donde es conocido como un héroe de la “resistencia”. El propio Al-Qaysi ha admitido que los saudíes brindan financiación a la organización extremista AQAP.

Otro terrorista yemení que reside desde hace tres años en el reino árabe es Abdel Wahab al-Humayqani. Es conocido por haber sido el recaudador de Al-Qaeda. EE.UU. lo incluyó en 2013 en la lista terrorista.

Otros dos miembros yemeníes de la AQAP que se mueven en Arabia Saudí son Al Hasan Abkar y Abdallah al-Ahdal. El primero figura en la lista negra de Washington desde 2016, pero los saudíes le ayudan a combatir a Ansarolá. El segundo es conocido por sus actividades de reclutador de miembros de la AQAP y actualmente se encuentra en ese país árabe.

Con mucha frecuencia, Arabia Saudí es señalado como responsable del crecimiento del terrorismo en el mundo. El laboratorio de ideas del Reino Unido Sociedad Henry Jackson, afirmó en un estudio publicado la semana pasada queRiad “ha patrocinado desde la década de 1960 un esfuerzo multimillonario para exportar (la ideología del) wahabismo al mundo islámico, incluidas las comunidades musulmanas del Occidente”.

Con información de agencias
www.radiomacondo.fm