MENú


Visita de Santos a la casa blanca: nuestros negocios ajenos

santos

A su llegada a la capital estadounidense, Santos tendrá la posibilidad de reunirse con el vicepresidente de ese país Mike Pence y con el vocero oficial de la Casa Blanca Paul Ryan; intercambiará ideas también con legisladores clave como los presidentes del Senado y Cámara norteamericanos. Sin duda se trata de encuentros de alto nivel para el nobel de paz colombiano quien, entre otras objetivos, pretende ‘aprovechar el acceso privilegiado que tiene la economía colombiana al mercado norteamericano’.

Habrá que estar atentos a la visita que el mandatario colombiano va a realizar a la capital estadounidense, pues no sólo se tratarán temas como la relación bilateral entre ambos países, el tráfico de drogas de uso ilícito y el crimen organizado; también habrá intercambios sobre temas regionales en los que Colombia juega un papel importante para los intereses geopolíticos del gobierno norteamericano y temas de importancia económica para la debilitada industria colombiana.

El próximo viernes 19 de mayo Santos asistirá, junto con el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo -BID-, Luis Alberto Moreno, al segundo consejo empresarial Estados Unidos – Colombia. Allí la intensión del mandatario colombiano es realizar acercamientos con líderes empresariales para convencerles de que inviertan en el país.

Sin embargo, muy a pesar de otra enarbolada visita, desde que en 2006 bajo la presidencia del hoy senador Álvaro Uribe Vélez se negoció el Tratado de Libre Comercio -TLC- entre Colombia y Estados Unidos, sigue en firme la pregunta ¿Cuándo hemos podido decir o siquiera pensar que acceder a las bondades del mercado norteamericano es beneficioso para los empresarios colombianos? Aunque cuando se habla de negocios no se puede hablar de juego limpio, competir en las condiciones en las que lo hace la industria colombiana frente a la norteamericana, es ya una pelea perdida.infografiatrump

Desde la firma del TLC el Departamento de Agricultura norteamericano ha venido impulsando dos programas de subsidios a sus productores: the Dairy Export Incentive Programa -DIEP– y GSM–102 Credit Guarantees for Export Sales. Además ha flexibilizado su política monetaria. En otras palabras, si se llegó a producir trigo o maíz en nuestro país, esta producción ha desaparecido o disminuido porque a los productores nacionales les es imposible competir con importaciones que manejan precios por debajo de los costos de producción nacional. Firmar este pacto comercial ha significado una nefasta decisión económica, lo que ocurre con el maíz y el trigo, ocurre también con los lácteos, las carnes, el arroz, el algodón la soya y sus derivados.

Entonces surge otra pregunta: ¿Qué tipo de exportaciones colombianas fomentará el modelo económico neoliberal colombiano? No hay como competir y si se consiguiera exportar, la flexible política monetaria norteamericana no permite un ingreso real para los pocos sectores de la economía nacional que resisten a la embestida de un pacto de muerte al sector agrario colombiano. Si un empresario o agricultor colombiano exporta, lo que recibe a cambio es muy poco en comparación con lo que le cuesta producir lo que intenta vender.

cifrastrump

Por su parte el campesinado colombiano, como un sujeto económico y de derechos, no cuenta con las bondades subsidiarias del gobierno norteamericano, ni con su aparataje agroindustrial y mucho menos con el impulso real al sector productivo; todo lo contrario sucede en Colombia. Por ejemplo, citando al senador opositor Jorge Enrique Robledo, lo que en el sector agrario se va a exportar para competir, según el Ministro de Comercio colombiano, son productos como confitería, galletería, snacks, productos de harinería, molinería y panadería; todos derivados del trigo, y lo peor, es que Colombia importa el 100 por ciento de este producto.

Finalmente también es válido preguntarse si en este encuentro binacional Juan Manuel Santos está más interesado en cómo su aliado del norte aumenta sus exportaciones o en cómo el agro colombiano sale del hueco en el que el modelo neoliberal de él y de su antecesor en la Casa de Nariño lo metieron.

Fuentes:

 

Por Xiomara Taborda Torres
Politóloga Universidad Nacional de Colombia
Prensa Rural
www.radiomacondo.fm