MENú

Rusia apela al diálogo en Venezuela rechazando la injerencia

venezuela bandera

 

La Cancillería rusa considera que es necesario un amplio diálogo nacional en Venezuela a fin de resolver las diferencias políticas entre la oposición y el Gobierno.

El director del Departamento de América Latina de la Cancillería rusa, Alexander Schetinin, llamó al diálogo entre las organizaciones políticas venezolanas para evitar así una injerencia extranjera que acabe desestabilizando Venezuela.

El diplomático ruso consideró el viernes que para resolver las diferencias en Venezuela, las partes en desavenencia deben tener presentes la Constitución y la legislación vigente, además de respetar el estado de derecho.

“También creemos que las diferencias de las fuerzas políticas deben superarse en la mesa de negociaciones, mediante un amplio diálogo nacional”, precisó Schetinin.

Asimismo, enfatizó que lo más importante a tener en cuenta en el mencionado diálogo deben ser las tareas para el desarrollo ulterior y el funcionamiento normal del Gobierno venezolano a fin de que estas den una solución a tareas sociales y al desarrollo económico.

De acuerdo con el alto funcionario ruso, Venezuela es de todos los venezolanos y “el desarrollo del país debe estar por encima de todas las contradicciones, incluidas las diferencias políticas”.

“Los problemas de los venezolanos los deben resolver ellos mismos”, afirmó el funcionario, para luego añadir que si los venezolanos necesitaran un apoyo o cooperación internacional para que todas las fuerzas políticas vayan a la mesa de negociaciones, este sería factible.

“Una injerencia de otros países en los asuntos internos de Venezuela es totalmente inaceptable, pues a lo único que llevará será a convertir a ese país en un serio foco de tensión”, concluyó Schetinin.

Desde hace días, Venezuela está inmersa en un ambiente muy tenso, con marchas a favor y en contra del Gobierno del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

La oposición venezolana insiste en adelantar las elecciones presidenciales previstas para diciembre de 2018 y, a tal fin, ha llamado a la celebración de numerosas protestas callejeras, muchas de las cuales han derivado en actos violentos.

Por su parte, Maduro cree que su Gobierno es blanco de una guerra económica orquestada por Estados Unidos que, junto a la derecha venezolana, intenta derrocarlo por medio de acciones desestabilizadoras promovidas desde Washington.

 
Con información de agencias
www.radiomacondo.fm