MENú

La corrupción rodea a Vargas Lleras

Germán-Vargas-LAFM--960x500 (1)

 

La corrupción ha permeado todos los estamentos del Estado; los tres poderes: ejecutivo, legislativo, judicial están viciados y no obran con independencia. En Colombia han salido a relucir los escándalos más graves de los últimos años, pero esto ha sido una constante en las últimas décadas. En el día a día, los colombianos ven como algo normal hacer trampa, engañar y de esta manera justificar la deshonestidad. Los políticos son dignos representantes de esto.

Sobornos llegaron a las campañas, hoy se involucran la de Santos y de otros políticos más, el problema es que en ese “tire y afloje”, se evidencia la falta ética de la clase política colombiana. Ahora que no hay confrontación armada entre las FARC – EP y el Estado, sale a luz pública un nuevo problema, que no es desconocido, siempre ha estado y es la corrupción.

En ese sentido el hasta ayer Vicepresidente de la Republica, Germán Vargas Lleras, hoy candidato Presidencial de uno de los partidos más involucrados en corrupción, Cambio Radical (CR), utilizó sus cargos para impulsar su carrera hacia la Casa de Nariño en clara ventaja frente a sus otros rivales.

Competir inaugurando las obras del Gobierno actual, como si fueran suyas es algo reprochable, en otras palabras, asumir durante 3 años la parte de la infraestructura financiada con la plata de los colombianos, en sus aspiraciones electorales, es igual de reprochable a lo hecho por el ex procurador que limpió su carrera electoral a punta de destituciones y sanciones.

Hay que recordar que CR fue el partido de mayores condenados por parapolítica y ha sido noticia en los últimos meses porque ofreció avales a personas que han defraudado el erario. Kiko Gómez, Oneida Pinto, Fabio Velázquez, Miguel Ángel Pérez, Edilberto Castro Rincón, Julio Enrique Acosta, Fredy Forero Requiniva y Álvaro Cruz son ejemplo de esto y han sido condenados por diversos crímenes.

El panorama de esta colectividad es tan nefasto que diferentes fuentes han manifestado que el ex Vicepresidente no irá oficialmente por CR a las elecciones presidenciales, así él sea el jefe. Para sumar a todas estas problemáticas que involucran a Vargas Lleras, el trato a sus subalternos ha sido nefasto, agredió a un servidor público, su guardaespaldas, quien tuvo que aguantar el episodio de un “coscorrón”; que ahora se muestra de forma jocosa cambiándole el sentido como que le dará coscorrones a la corrupción.

Hoy, ya en la competencia por la presidencia, Vargas Lleras deberá decir que posición tiene frente al Acuerdo de Paz, tema que evadió permanentemente y su colectividad ha torpedeado la paz con ELN. ¿Cuál será la apuesta para acabar con los corruptos?, aunque haya convivido y tranzado con ellos en su partido por casi 15 años.

Por Harrison Castañeda Santamaría
Prensa Rural
www.radiomacondo.fm