MENú

La gobernación de Antioquia: enemigo agazapado de la paz

luis perez

 

La sociedad antioqueña y el país han sido testigos del ataque permanente del gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez, contra los acuerdos de paz y la implementación de los mismos. Actitud provocadora y contraria al espíritu de la Constitución Política que claramente ordena en su artículo 22 que la paz es un derecho y un deber de obligatorio cumplimiento. Su desconocimiento de lo acordado lo hacen actuar y reaccionar como los viejos príncipes medievales, que se creían dueños del territorio y las gentes sobre las que mandaban, por el solo hecho de poseer el título de gobernador, mandato que debería cumplir a cabalidad aplicando los principios constitucionales que obligan a la protección de la vida como un derecho fundamental. ¿Qué ha hecho para proteger la vida de los líderes campesinos y sociales, y de los defensores de derechos humanos que han sido asesinados en el departamento?

Nada más ingenuo y soberbio pretender que puede ingresar como le plazca desconociendo los acuerdos y protocolos establecidos claramente entre el gobierno nacional, la Misión Internacional y las FARC a las Zonas Veredales de Transición y Normalización (ZVTN).

Para el conjunto de las fuerzas políticas y movimientos sociales, democráticos y populares que conforman la Alianza Antioqueña para la paz, es un despropósito indignante y contrario al derecho a la paz de todos los colombianos, el constante saboteo del Gobernador de Antioquia contra la implementación de los acuerdos. A lo largo de la historia, el pueblo colombiano ha visto truncada esta máximo aspiración a vivir en paz como lo señaló alguna vez Otto Morales Benítez, demócrata y dirigente liberal quien fuera presidente de la Comisión Nacional de Paz durante el gobierno de Belisario Betancur, en su memorable frase: “los enemigos de la paz están agazapados por dentro y por fuera del gobierno”, añadiendo que “esas fuerzas reaccionarias en otras épocas lucharon como hoy contra la paz”.

Que el gobernador desconozca el Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, sus protocolos, el grado de compromiso y esfuerzo de las partes por superar todas las barreras, demuestra que su interés va de la mano de aquellas fuerzas reaccionarias enemigas de la paz que denunciara en 1983 Otto Morales Benítez.

Consideramos peligrosos y pendencieros los pronunciamientos hechos por el Gobernador cuando exige ingresar a las ZVTN que se rigen por unos protocolos y normas establecidos claramente en el Acuerdo General, cumplidos a cabalidad por las FARC demostrando su completa disposición y voluntad de paz, a pesar del incumplimiento por parte del gobierno nacional en la construcción y adecuación digna de las ZVTN.

De los asesinatos y desaparecidos en el carnaval de la muerte cometido por la alianza entre fuerzas estatales y grupos paramilitares durante la Operación Mariscal y Orión en la Comuna 13, desde el 2002, crímenes condenados de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y cometidos durante la alcaldía del mismo Luis Pérez Gutiérrez, ni una palabra, un silencio sepulcral como el que guarda hoy frente a los asesinatos y amenazas contra decenas de líderes sociales y defensores de derechos humanos.

¿Qué tipo de gobernador es el que necesita Antioquia, uno actuando contra los acuerdos de paz o uno que haga cumplir los derechos humanos y proteger la vida de sus ciudadanos?

 
Marcha Patriótica Antioquia
www.radiomacondo.fm