MENú

La historia muestra que el canibalismo era ‘normal’ en Europa

Un retrato en el que se refleja la práctica del canibalismo.

Un retrato en el que se refleja la práctica del canibalismo.

 

Un libro repasa la práctica de alimentarse con miembros de la propia especie para tratar enfermedades, además de sus usos en rituales y con fines culturales.

 

 

A pesar de que muchos hoy día en sociedades occidentales continúan asociando al canibalismo con situaciones extremas de hambruna, casos criminales o personas con serios trastornos mentales, el exhaustivo repaso histórico de la sombría práctica, compilado en el libro “Canibalismo: Una Historia Perfectamente Natural” de Bill Schutt, obliga a replantear las nociones preconcebidas en la materia.

Más precisamente en la Europa del siglo XVII, la práctica de la hematofagia – o consumo de sangre humana – era considerada normal, recomendada por galenos para el tratamiento de los epilépticos. El autor asegura que tal era la popularidad de la costumbre, que al momento de llevarse adelante las ejecuciones públicas “se podía ver a los epilépticos parados cerca con una copa en la mano, listos para reclamar su vital elixir rojo”.

Según el experto consultado por el New York Post, reyes y plebeyos que habitaban el “viejo mundo” alrededor del 1600 consumían rutinariamente carne humana, así como tripas y otras partes del cuerpo. “Lo hicieron sin culpa durante cientos de años” recalcó Schutt, quien además agregó que el consumo de sangre se hacía en ocasiones en formato de un polvo combinado con otros ingredientes, fórmula prescribida por médicos ingleses incluso hasta bien entrado el siglo XVIII.

 

 

Zoólogo de profesión, Schutt asegura que el fenómeno del canibalismo “ocurre en toda clase de vertebrados, desde peces a mamíferos” así como en muchos tipos de invertebrados. Y aparentemente no ha discriminado cultura o estatus social a lo largo de la historia humana.

El “canibalismo médico” alcanzó tal popularidad en la Europa del siglo XVII que se experimentó un auge en las ejecuciones públicas a lo largo del continente, con cuerpos de prisioneros desmembrados por los interesados cuando estos todavía se encontraban respirando.

Más allá de las adaptaciones modernas y con fines puramente médicos de la polémica costumbre centenaria, Schutt asegura que la noción del canibalismo como una práctica que cura una infinidad de dolencias ha desaparecido prácticamente del todo en la sociedad moderna del siglo XXI.

tmv/ktg/krd/rba

 

www.radiomacondo.fm