MENú

Colombia, un país a las carreras

Con aval de la Fedeatletismo hay 21 competencias atléticas en el país, pero serían el triple.

colombia a las carreras

Unas zapatillas bastan para que la más inocente persona salga a la calle y se crea el rey o la reina del atletismo de calle.

Las K, sin importar el número que anteceda a esta letra, el 3, el 5, el 10 o el 21 y 42 para los más osados, hacen que cada vez esta consonante tome más importancia en el deporte.

Es barato, una moda, se puede entrenar en cualquier lado, es una sensación de libertad, puede ser una respuesta o todas, lo cierto es que cada vez en Colombia salen más carreras atléticas de calle, y se ha creado un boom de esa disciplina.

Este año en el calendario nacional aparecen 21 carreras, aunque hay muchas más que no tienen el aval de la Federación Colombiana de Atletismo y no se contabilizan; por eso es difícil saber la cantidad exacta.

El hecho del aumento de carreras atléticas tiene varias explicaciones, así lo indica Ramiro Varela, presidente de la entidad que rige este deporte en Colombia.

“La razón es que el mercado está creciendo, está creciendo la competencia entre los productos de marca y algunos ven una punta de negocio para desarrollar recursos particulares y todo es lícito”, comentó el directivo.

Pero Juan Carlos González, organizador de carreras atléticas, no cree que hablar del beneficio económico sea bueno para el deporte; él opinó de lo buenos que son estos eventos.

“Hablar del beneficio económico es satanizar al deporte. Es una estructura privada sana porque genera empleo, genera ocupación hotelera, paga impuestos, paga publicidad, activa muchas cadenas económicas”, explicó González.

Silvio López, director de la Asociación Juancho Correlón, estuvo de acuerdo con que el auge de las carreras se debe mucho al mercadeo.

“Hay una realidad económica dada por la aparición de un mercado. Ropa, insumos alimenticios y otros artículos relacionados; eso hace un circulo y se genera un mercado y un número importante de consumidores. También es un tema de belleza corporal, de sentirse bonito; la gente cada vez se quiere verse mejor sin necesidad de recurrir al bisturí”, expresó el directivo, cuya asociación organiza nueve carreras al año, cuatro de ellas de calle, incluyendo la Media Maratón de Cali.

Sobre ese tema Varela agregó: “En el mundo entero hay un boom de carreras atléticas. Unas por fomentar el atletismo, otras por mostrar marcas de consumo masivo y otras por negocio, y acá en Colombia se ven masivamente las tres”, expresó el dirigente.

Discrepancias

González cree que el tan mencionado auge de carreras no es tal, y da sus explicaciones.

“Ese boom no es tan cierto, eso es una apreciación nuestra; oferta de carreras hay en Brasil, con 26 carreras cada domingo, o en México, con 14; pero en Bogotá no tenemos una cada domingo, hay 39 (incluyendo las de la Liga de Atletismo de Bogotá). Entonces, esa visión de una gran oferta no es tan cierta”.

Sin embargo, Varela cree todo lo contrario.

“El boom es un hecho. Bogotá tiene más de una carrera importante por mes, Cali y Medellín tienen una carrera importante cada dos meses y eso es un boom indudablemente; es un fiel reflejo de lo que está pasando en el mundo con el atletismo de calle”.

López también cree que la oferta ha crecido, aunque hace una salvedad.

“Creo que sí hay un auge, nos falta mucho por llegar a niveles de países como Brasil, Argentina o del norte. Sí hay un boom que le falta consolidarse, pero es una megatendencia mundial y no somos ajenos”, detalló.

Otro que también cree que estamos viviendo un buen momento en cuanto a número de carreras es Luis Iván Correa, presidente de la Asociación Correcaminos, que lidera la realización de la Media Maratón de Bogotá, la competencia de calle más importante del país.

Correa advirtió que los más beneficiados con este auge de las carreras de calle son los atletas tanto profesionales como aficionados: “Eso es lo más importante, porque los profesionales le dan categoría a la competencia y los aficionados cumplen la labor de correr. Ojalá en el país se organizaran más carreras, porque no solo se aumenta el número de competidores, sino que se podrían encontrar más atletas de élite”, señaló Correa.

Para mejorar

Por diversos factores o se realizan carreras o no se hacen de la mejor manera, por eso la Federación Colombiana de Atletismo no ha dado varios avales.

“Muchas veces se niegan porque plantean la carrera como un negocio sin profundidad en lo que es la organización metodológica de un evento tan complejo que tiene tantos riesgos, con la salud, riesgos con la ciudad en cuanto al tráfico a la movilidad, al desarrollo propio del espacio público, del medioambiente, son algunos de los elementos por los que algunas veces no se da el aval”, contó Varela.

A propósito de las vías que se utilizan, Correa dio una opinión: “En los 21 kilómetros corren como 15.000 personas y en los 10 kilómetros unas 30.000, pero la infraestructura de las vías en las ciudades no es la mejor, por lo que organizar los trazados y la competencia en sí no es tan fácil”, comentó Correa.

De igual manera, Correa fue enfático en afirmar que en Colombia se ha perdido el norte con la distancia de los 5 kilómetros que, para él, es el nacimiento de nuevas figuras.

“Los aficionados caminan mucho y una prueba de 5 km es ideal para la gente que comienza en el atletismo, pero no tenemos esas competencias de formación, por lo que el público pierde la oportunidad de medirse en esta distancia. De igual manera, ojalá se organizaran más de 10 km, porque es la continuación, el otro peldaño de la gente que ya probó en las de 5 km”, precisó.

Sobre el tema de los avales, López quiso dar su punto de vista sobre ese asunto.

“El hecho del aval en el mundo entero es más un acompañamiento de unas entidades muy idóneas y le dicen al organizador ‘yo te avalo para que ganes prestigio’, pero nunca para decirle que pueden o no hacer una carrera, es una mala interpretación de lo que es un aval. El aval prestigia la competencia.

López siguió su argumentación sobre el tema: “De hecho, el 80 por ciento de las carreras en el mundo no tienen avales, qué pasa con eso, es que sin el aval no pueden considerar la participación de atletas de alto rendimiento”.

González, en su tesis de que no hay un boom de carreras, también dijo que falta masificación de las que hay.

“Cada fin de semana en Estados Unidos casi 500.000 personas terminan una carrera de cualquier distancia. Acá en Colombia la carrera más grande es la 10k, que se realiza a la par de la Media Maratón de Bogotá, en la que no participan más de 12.000 personas; en cambio, en la paralela, participan unas 25.000 o 30.000 personas, esa es la más grande y ese mismo domingo no hay más carreras en el país”, finalizó.

LISANDRO RENGIFO
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter: @LisandroAbel

ANDRÉS FELIPE VIVEROS
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter: @afviveros