Suena Radiomacondo

MENú

Huertas solares, la revolución silenciosa para sustituir a la energía fósil

paneles solares

La Huerta Solar es una iniciativa de Amigos de la Tierra para dar a conocer a los ciudadanos los entresijos de las facturas de la luz, las diferencias que hay entre el uso de energías limpias y energías sucias en el medio ambiente y, además, poder acceder a crear huertos energéticos en su vida cotidiana.

El Portavoz del área de Clima y Energía de Amigos de la Tierra, Héctor de Prado, habló con Efeverde y explicó en qué consiste el Huerto Solar que promueve la ONG medioambientalista española y cuáles son sus objetivos. Esta iniciativa se puso en marcha hace un mes en el Ayuntamiento madrileño de Leganés, donde Amigos de la Tierra ha construido una pequeña instalación fotovoltaica, de la que cualquier ciudadano puede ser copropietario y por la que, al final del año, percibe un interés de un 5,3 por ciento.

Los paneles solares se han instalado en la cubierta de un taller, que es la principal beneficiaria porque puede abastecerse de esta energía desde la red, sin intermediarios y, por otro lado, los kilovatios verdes que ellos no consumen se vierten a la red general para formar parte de la redistribución de energía corriente que se suministra a los edificios de la zona, que es lo que genera un retorno económico a esta huerta.

La huerta de Leganés es la segunda que construye Amigos de la Tierra, la primera se construyó en la localidad conquense de Sisantes, que estaba conectada a una red del mismo estilo con una cubierta fotovoltaica de 20 kilovatios, el doble de grande que la de Leganés, y a la que se apuntaron a lo largo de un año más de cien personas.

El portavoz de Amigos de la Tierra indicó que “cuando se realizó la construcción de las instalaciones de la huerta conquense se trataba de un buen periodo a nivel de energía renovable porque entonces el gobierno estaba ofreciendo una serie de ayudas para éstas. Pero hoy en día la situación ha cambiado completamente”.

Para Héctor de Prado, “las personas que se dirigen hasta este huerto solar para participar en él son aquellos que son conscientes del problema que supone nuestra dependencia de una serie de recursos que no tenemos en este país y que, sin embargo, los que sí tenemos no se están aprovechando como se debiera, lo que, en consecuencia, encarece la factura de la luz”.

“Este es un acto simbólico para que la gente se involucre y en el caso de Leganés se trata de una instalación fotovoltaica de 10 kilovatios de potencia, que al cabo del año puede producir alrededor de 23 kilovatios hora de energía, y a la que hasta ahora se han apuntado 20 personas”.

La participación varía desde el mínimo que son cien euros hasta algunos que invierten mil o seis mil euros. Con solo 100 euros cualquier persona “puede evitar la emisión a la atmósfera de cerca de casi media tonelada de CO2. Y además, cada año el participante recibirá la rentabilidad que le corresponde a nuestra instalación”, comentó el portavoz de Amigos de la Tierra.

Es una manera muy sencilla para que la gente, “del mismo modo que a veces comparte huertas de alimentos -continuó de Prado-, compartan una huerta energética solar y tenga conocimiento de cómo se puede instalar en su vivienda y lo que pueden ahorrar con ella”.

Para Héctor de Prado, a las personas que participan lo que más les suele gratificar es el hecho de ser conscientes que están haciendo algo para que este sistema energético comience a avanzar por otros derroteros que no sean los que hasta ahora se han utilizado, que han sido los de quemar petroleo, gas y carbón.

“Desestabilizar el sistema y el bolsillo de la gente”

Después, “hay otro sector de gente que está mucho más concienciado con los intereses que se mueven entre las grandes empresas y los políticos, razones éticas, y gente que está enfadada por la subida del recibo de la luz y del que no entienden nada. Toda esta serie de cosas que, además de desestabilizar mucho el sistema, también desestabilizan el bolsillo de la gente”.

“Esta iniciativa que ofrecemos -dijo de Prado- es para hacer entender a los ciudadanos que crear energía solar puede ser mucho más limpio y barato que con esos kilovatios sucios que se queman a través de los fósiles.Nuestra idea es hacer que este proyecto inspire a otras personas a llevar a cabo un tipo de dinámica similar que les asocie y poder abrir el beneficio a los participantes”.

Otro de los objetivos fundamentales de la ONG es intentar desplazar las antiguas instalaciones que trabajan con energías fósiles porque, subrayó de Prado “en ellas es imposible discernir de dónde proceden los kilovatios que llegan a nuestra casa, es decir, si éstos son sucios o limpios”.

Por eso, lo que Amigos de la Tierra se propone es “discernir en el momento anterior al de la generación, es decir que la única manera de que tú puedas aprovechar tu propia energía sería, efectivamente, que tú tuvieras esas placas en el tejado de tu casa o que la comunidad de propietarios las tuviera en su azotea. Esa es la única forma para poderse beneficiar directamente de la energía del sol”.

Para Héctor de Prado, “de esta forma se podría dar un toque de atención a los que realmente tienen el pastel de la energía, que son sus grandes productores, para que realizaran un viraje hacia este tipo de recurso que tenemos de sobra en España (el sol) y empezar a abandonar el suministro de gas que procede de Argelia o el petroleo que importamos y que tanto dinero nos cuesta, que es lo que realmente hace que la factura de la luz suba tanto”.

“Se trata de crear un pequeña revolución entre la gente para que vaya aprendiendo a dar un paso adelante y saber reducir la potencia eléctrica dentro de sus casas porque siempre les sobra y, al final del año, pueden ser cien euros de ahorro, que a algunos les parecerá poco, pero a los que nos ocupamos por estas cosas este ahorro tiene mucha importancia”, concluyó Héctor de Prado, portavoz de Amigos de la Tierra.

 

Fuente : EFE


Comentarios

Comentarios